Seis poemas de Jocelyn Pantoja

CP 0 comentarios

Jocelyn Pantoja (Ciudad de México, 1978). Poeta, editora y gestora cultural. Actualmente dirige la editorial Proyecto Literal y la empresa Literatura y Alternativas en Servicios Editoriales, responsable del proyecto Libro a la carta; también preside la Asociación de Escritores de México, A.C. Ha publicado los poemarios: Geografías y Fronteras (2007), Amor X (2009), La verdadera Historia de las Kitties (2010 y 2012) y Tránsfuga (2016).

Poemas

La calle es el lugar de los mendigos. Ahí me asalta la duda ¿seré, para siempre, una mendiga iluminada? Cuando todo se pierde, se recupera la memoria de todas las cosas y se puede ver por encima del mito el certero camino de un voto de silencio. Te conviertes en el extraño de la calle porque mantienes un diálogo constante con ese todo, que son los pensamientos de los demás que no dialogan si no que inciden e interceden: entran al cuerpo. Hubo entonces un niño que me tomó la mano y me ayudó a cruzar la calle, pues yo en medio de los autos, paralizada, interpelaba a los transeúntes. Te busqué fuera; te encontré dentro, en el entramado de un tiempo curveado por su propio peso, ahí donde las brújulas descomponen sus agujas.

10:20
Aquí fue donde comenzamos, inverosímilmente, en una estación de tren. Perdimos el primero y el retraso del segundo hizo al todo menos preciso.

Estoy mirando el Coro celestial y su conversación, ellos saben que me he extraviado y discuten, pero es una prueba de fe necesaria, nadie sabe si volveré. Mi Capitán ofrece su embarcación, pone delante el corazón y su pluma. Lloro porque sé que es inminente nuestra despedida, él no me mira, es el único que tiene miedo de perderme.

]]]VIENE EL AVE A ANUNCIAR EL CONCILIO, ES UN RAYO DE LA MAÑANA ENTRE LA TORMENTA.[[[

Estuvimos un siglo juntos yo no fui quien dejó
el árbol abandonado,
supe de tu suicidio en sus ramas.
Tu cuerpo yace al filo de un acantilado.
Has optado por el atajo
y tu muerte no me duele.
Concentro mi mente,
un momento para escuchar la música de ese que fue nuestro siglo,
un día antes pudo ser
un día soleado.

Aquí comienza una travesía: la vuelta circular sin soles,
un breve paréntesis de la lluvia en invierno-verano.
Existe un canto con lo que el todo idéntico a su naturaleza se comunica,
una música del desvarío.

Todo grita un perceptible dolor insondable, pero inaudible
estoy ahogada en los nombres de las cosas
……………………………………………………….y no sé mi nombre.

Lo que percibes es un ejercicio de la verdad,
no simulo para ti nada, te lo muestro:
libero las fuerzas
que conquistan libertades y habitan en jardines.

Inquieres si seré capaz de soportar la verdad de las pequeñas cosas puestas en la simpleza de mi nuevo título, mi nueva filiación: la del adivino a quien no se da crédito, la de la hechicera y la maldición del vagar sin nombre.

Te estoy embarcando en un viaje:

Sobre este turbulento mar de emociones,
errático en sus corrientes,
sin nortes, ni Islas, regresarás.
Debes cruzarlo en la noche sin estrellas,
es el regreso de los exilios.

Esta es ya una vuelta sideral, la pesadilla un entretenimiento. Llegado el tiempo se levantarán los rayos de la aurora con tu voz y cantarás de nuevo para mí todos tus sueños en verdades que no serán ficción y desconsuelo. Percibe en el Naufragio las ventajas. El puerto espera tu llegada.

∞ AHORA COMIENZA LA TRASMUTACIÓN: SOY TODOS Y NINGUNO.∞

Te sorprende que al final de esta brecha, por la que hemos andando abriendo paso, quitando hierba, matando víboras, soñando a salto de mata, te diga que no hemos llegado y que además estamos al borde de un precipicio, ¿Aún dudas en saltar?
Te digo lenta pero certeramente que es inevitable: saltaremos y justo antes de golpear con lo que sea que esté debajo, tendremos alas.
…………….Para volar sólo hace falta descifrar el lenguaje de las aves.

Como si no fuera todo un teorizar sobre la malla de esta hoja de papel,
preguntarse constantemente ¿qué hacer?
Mi querida, tengo pocas respuestas y esta cajita donde te guardo a ti.
Pero te escribo. Tomo el papel entre mis manos y al estrujarlo y tirarlo al vacío recompongo todo para acariciar largamente nuestra historia.
Esta mañana recordé cuando corrías feliz por los campos, decidí que aunque esto después no exista, escribirte en este mismo papel, el cual en un ataque de rabia agujeré para saltar al otro extremo por uno de sus huecos.
Descubrí con la respiración entrecortada que nada pasó. Ir de uno a otro lado del desquiciado frenesí de quererlo todo, no tiene sentido,
cuando con paciencia deben estar puestas las letras en su lugar.

Me preguntas si las aves son cantoras. Sí, saben el silbido de lo invisible y no es necesario que las entiendas si permaneces en lo evidente.

Si tuvieras que recomponerlo

¿por dónde comenzarías?
¿Por no abandonar el camino
o por retomar
el camino de regreso a casa?

Si tú quitaras esta piedra tal vez yo volvería a sonreír o tal vez no: ¿por qué quieres todos los gestos evidentes, si al final está todo en pequeñas cajas para ti? Ahí está el sol que redondea e ilumina los días, la risa plena en verdes hojas, el aroma de las castañas que se queman puestas a la hoguera, el dolor listo a liberarse de la nostalgia pétrea y las llaves que perdiste. Para que así abras, cuando quieras, todas las cajas. Entonces dejarás a los recuerdos volar y ser libres como esos pájaros con los que sueñas. Entonces sanará la esquina de la ala rota, dolorosa como la costilla extraída de la inocencia.

((((((((MIRA DESDE EL OTRO LADO : UN TÚNEL NOS DEVUELVE EL INFINITO))))))))

Lo primero por descubrir es esta nueva mañana, el aire frío que te seca las lágrimas, es solo una nueva mañana y tu caída libre sigue su trayectoria, sueña con más fuerza, sueña: abre los ojos para remontar el vuelo.

Déjame deshojar sólo flores muertas,
escucha como las cosas son esta sinfonía
donde la energía se encuentra,
colisiona, se desdobla y emite luz.
No es como tú lo piensas.
El motor universal eres tú
con esas lucecitas
que emites y no te das cuenta.

Me preguntas si conozco la Isla, te digo que de ella vengo
y que a ella me une el fruto,
sólo tiene dos espacios :

el Árbol de la vida
y
la colina donde se despeñan las vanidades,

hay que deshacerse de todo para no caer.

Yo sé que no quieres cerrar los ojos, olvidar tu nombre ni tirarte al vacío,
pero es necesario que el universo se recicle.

Es una ida y vuelta,
una ida y vuelta,
una ida y vuelta,
te lo prometo.
No tengas miedo,
estamos contigo.
Salta.

Déjame tomarte por aquellas partes donde te niegas a creer en el sueño, déjame, mi niña, que te cuente tu cuento, que te escriba estas cartas de amor, siénteme en tu corazón triste cantar de nuevo, déjame que te enseñe los caminos de nuestros pasos, dame tus ojos, dame tus labios, dame tu cuerpo. Préstame esta vida para aprehender el lenguaje de las aves, liberar tu corazón y encontrarnos en la vuelta.

_____________LA LIBERTAD ES SÓLO LA TENSIÓN DE MI CUERPO AL AIRE_____________

0 Comentarios

¿Qué opinas?