Tres poemas de Manuel Gabriel Tzoc

CP 1 comentario

Manuel Gabriel Tzoc Bucup (Totonicapán, Ciudad de Guatemala; 1982). Poeta y viajero. Ha publicado los libros: Esco-p(o)etas para una muerte en ver(sos) b-a…l…a (2006), GAY(0)  (2010), El ebrio mar y yo (2011).

Poemas

1

Mi corazón de niño* Ferreira Gullar

ya no es de niño
lo deje sellado en mis libros para colorear
y en el silencio exacto para mi niñez
mis pensamientos giraban en torno
a guerra de escobas /rodillas raspadas
y vestidos de princesas Barbie
overol de lona/ figuras de plastilina azul /ceviche de insectos
el tiempo oxidado de láminas mentales
renací de una caja de comida china

de un tecomate pintado a mano
de una caja de litros de cerveza
un poco más de daño para mí
labios zurcidos
corazón zurcido
ojos zurcidos
todo mi cuerpo zurcido a pedazos
acabo de renacer de una caja tirada en la 6ta avenida
de renacer del vientre indígena de mi madre
salí de una sopa instantánea laky men
salí de un vaso de licor/de vino /de vodka/de una margarita marchitada
me devolvieron a través de un resbaladero acuático
a través de las gotas de vino caídas en el piso de cerámica
me perdieron en un camino del paisaje desolado de Tun
octavo vacío/vida vacía
copa a medio llenar/vida a medio llenar
la mesa se dio fiesta y yo no me di cuenta
ahora mis pies están bien formados para bailar
– estoy tan enamorado de mi negro Tomaso
!ay mi negro lindo nunca me dejes
laylaralarayla laylaralarayla laylaralarayla
nunca me dejes! –
pero qué me puede decir mi nahual maya tz´i
qué me puede decir el horóscopo chino

qué me puede decir el I ching
de esta noche

noche de disparos al aire
noche de balas perdidas

noche de deseos dolorosamente infantiles

!ay dios mío!
si el cuerpo no pidiera
si el corazón no pidiera
pero pide y pide
y yo qué le contesto
que no hay
Y quién sabe si habrá

2
Como estar sedado
por una larga operación de corazón abierto

ESPERO

lo que hasta el momento
no ha llegado a mi tren de vida

Amanecer con el comienzo de un poema
que te hostiga
que te obliga
por eso despertar
levantarte y escribirlo

Pero el silencio a veces me aburre
por eso escribo
estoy solo y vacío y no me lleno
por eso escribo
me ahogo en llanto
por eso escribo
demasiada suavidad en mi piel
tan sólo para mí
por eso escribo
ser un vaso de aluminio oxidado
que no se llena
por eso escribo
hueso fracturado
por eso escribo
muñeco de fomy mal cortado

Por eso escribo
no tengo a nadie en el sexo
mucho menos en el amor
por eso escribo
mascarilla antigás
por eso escribo
fisting con pulsera de púas
por eso escribo
escarabajo de hierro
por eso escribo
mi vagina-pene envuelto en papel aluminio
por eso escribo
mis uñas plateadas y doradas
por eso escribo
yo travestido
minifalda de cuero-medias de malla-
plataformas de cristal y luces
por eso escribo
mis labios rosa
por eso escribo
mis gafas de papel celofán
por eso escribo
mi corazón hecho trizas
y más solitario que nunca
por eso escribo
patito de hule flotando
en un inodoro lleno de mierda
por eso escribo
cilindros de gas estallando
por eso escribo
muñeco inflable comprado en sex-shop
por eso escribo
mantel de picnic a cuadros
manchado de sangre-menstruación de puta virginal-
por eso escribo
con las manos sucias de un homosexual
homofóbico y burgués
por eso escribo
“tengo miedo de escribir, es tan peligroso”
diría Clarice Lispector
y yo me estoy cagando del miedo
y de ansias
por eso escribo

3
Me enamoré de un poeta
de un niño poeta
tenía la actitud de un infante terrible
me enamoré como se enamora del silencio
y la oscuridad (miedos que no he superado)
como se enamora de ciertas canciones tristes
que te acercan a la muerte
bello gusano rosa
devorando una manzana verde

Me enamoré de un poeta extranjero
sombrero alto y botas mineras
es un cazador de libros limitados
es un tipo extraño y súper bello
habla muchas lenguas
idiomas raros
dice palabras en latín
y saca espuma por la boca
un hombre poseído por imágenes negativas
me enamoré de este poeta
que a veces viste todo de plateado
a veces de dorado
se sienta en lugares de accidentes por ocurrir
y me susurra al oído:
“sos seco y vacío/vacío y seco”
por eso te quiero
y yo también te amo le digo al poeta

Me enamoré de un poeta
lleno de tatuajes
que vuela suspendido
de ganchos prensados de su espalda
como carne de cerdo en un salón de sangre
lee sus poemas sadomasoquistas
mientras se balancea suspendido
con el dolor de sus sueños pesados y extremos
me enamoré de un poeta modificado corporalmente
de hombre a animal
de animal a hombre
mi poeta animal

Me enamoré de un poeta
que se vende por sexo
en una esquina de supermercado
el más barato de la ciudad
me enamoré de él
porque me dijo:
“estoy por nacer/pero también estoy por morir
no tengo ni para hartarme y necesito un trago
soy un poeta fracasado
que lo único que tiene son estos poemas
para que los publiqués y después quemés
estos poemas son para vos me dijo”
y la noche era pálida y yo decidí dejarla
y seguir el camino por mi lado

Me enamoré de un poeta
que no sabe que es poeta
que nunca ha publicado
porque no cree en ello
del que tiene muchos libros
pero no tiene NADA
mi poeta no tiene nombre/edad/domicilio/ni origen
ni pasaporte a ninguna parte
pero tiene una bolsa llena de palabra
que recortamos de revistas de moda
periódicos amarillistas/notas rojas/farándula/y relatos eróticos
y pegamos en una libreta mental
que amamos demasiado

Me enamoré de un poeta
que lee sus poemas en k´iche ´
con el entusiasmo de verdades absolutas
y prolongados silencios
convincentes imágenes y demasiada soledad en sus ojos
“el muchacho de los ojos tristes” diría Jeannette

Me enamoré de unos poetas malditos
unos usan frac y corbatín de seda rosa
con labios pálidos
mis poetas de traje y casco espacial
unos usan trajes indígenas y escafandra
güipiles de san Andrés Xecul
faldas de Quetzaltenango
perrajes de Totonicapán
y blusas de Quiché
y otros abrigo de cuero negro y animal print
mis poetas espaciales
realizan ceremonias mayas
en los cráteres de la luna
piden por nosotros -la humanidad triste y autodestructiva-
a los dioses mayas
recitan versos del popol-wuj en megáfono
y después regresan montados
en su nave de globo
en su cápsula de peluche rosa
en su zeppelín de vainilla
en su nave 01010110
a la tierra
a llorar por todos nosotros.

1 Comentarios
  • Violeta pinto

    Responder

    El que escribe y declara sus carencias con las que me identifico . Muchas de ellas me pertenecen también. Un abrazo apretado y un beso en la frente.

¿Qué opinas?