Cinco poemas de Ruperta Bautista

CP 0 comentarios

Ruperta Bautista Vázquez. (San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México; 1975). Escritora tsotsil diplomada en Creación Literaria por la Sociedad General de Escritores de México Capítulo Chiapas; diplomada en Derechos y Cultura Indígenas CIESAS-Sureste; antropóloga por la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach). Ha publicado en poesía: Palabra conjurada, cinco voces, cinco cantos (Coautora, 1999); Ch’iel k’opojelal / Vivencias (2003); Xchamel Ch’ul Balamil / Eclipse en la madre tierra (2008); Realtà non necessaria (Italia, 2009); y Xojobal Jalob te’ / Telar luminario (Pluralia Ediciones-Conaculta, 2013). Su obra ha sido publicada en diversas antologías del país y el extranjero, misma que ha sido traducida al inglés, francés, italiano, catalán y portugués.

Poemas

Ok’el

Xpuk batel epal ants viniketik,
jmulavil k’obil,
xules slajesik ti pat on’tonal
chapanbil ta tip svokol jkoltavanejetik.

Tsajal k’ak’al ya’lel satil,
xyal tal ta vinajel:
Ya’lel sat yok’el jnaklejetik.
Ya’lel sat yok’el jnaklejetik.
Ok’el.

Llanto

Se expande plaga de hombres,
de asesinas manos,
acaban con la esperanza
moldeada en grito de mártires.

Lágrimas rojas bajan
hirviendo del cielo:
Llanto del pueblo.
Llanto del pueblo.
Llanto.

Jluchomajeletik

Ti tsebe xchi’uk sk’ob
sluch slok’tabe sp’ijil sjol yo’ton mol me’eletik
yu’un sk’u’iltas ti slumale.

Ti me’ele xchi’uk sp’ijil sjol yo’nton
sluch stsatsubtasbe yip tsajal on’tonal,
sluch ta yaxal kuxlejal ti ach’ jnaklejetike,
sluch ta k’anpomanil no ti lamentel sikil osil k’ak’ale.

Sluch slok’ta ta lajelal
ti stsatsal yip ach’ jch’iele,
ta ik’mach’an no ti slajeb skuxlej ti me’ele.

Ta spixbe sbek’tal stakopal
chavo’ antsetik ti osil k’ak’ale
ta xlikatik muel ta ik’ ta tok
xtoyatik batel ta yoxlajun kojal osil balamil.

Bordadoras

Con sus manos la niña
borda el conocimiento de sus abuelos
para el vestuario del pueblo.

Con su pensamiento la anciana
borda en hilos rojos el corazón,
la descendencia en azules hilos,
el silencio en hilos color sepia.

Borda hilos quemados
los latidos de una joven,
hilos grises la palpitación de una vieja.

El tiempo entra con tranquilidad
a los cuerpos de dos mujeres
y se lleva a cabo en ellas la asunción
hacia el decimotercer escalón del infinito.

Chaval

Chaval cha tse’ta ti ya’lel jsatutike
chak’elbe sme’nal ti ma’satetike
unenot to akuy aba, mu xa na’ me mu xalik yu’un a melubel
skoj li me’nale nichim no’ox avo’nton chaak’otaj
¡Ay chulti’ me’el!

Chaval chapoxtavan, a’ no’ox chayajesvan xchi’uk ayolom k’ok’
chak’anvan, a’no’ox chak’elan jyom sk’ak’al avo’nton
chalekubtasvan, a’no’ox sts’itet avu’un tup’vanej
¡Ay chulti’ me’el!

Chaval chana’ lek, a’no’ox akiloj abolil
chava’i lek, mu xa na’ me pak’chikinot
lekil antsot, bats’i ya apukujil
¡Ay chulti’ me’el!

Chaval chasa’lekilal, a’no’ox chavilvajin ti jchi’iltaktike
chak’an ko’oluk li kuxlejale, a’no’ox chapech’ ti tek’el me’on
chavil batel, a’no’ox chapojbe xik’ ti yantike
chak’an oyuk lekilal, a’no’ox chalikes majbail milbail
chulti’ me’el ¿k’uchal mu xa ch’ani jutuk?

Dices

Dices que ríes de nuestras lágrimas
mirando la humillación de los ciegos,
eres joven pero sobre tu piel pesa la ancianidad.
Eres feliz danzando en la pobreza
¡Ay señora chulti’!1

Dices que curas y rezas con lanzas de fuego para herir.
Amas pero obsequias un ramo de odio,
construyes y bombardeas ideas.
¡Ay señora chulti’!

Dices que conoces pero cargas costales de ignorancia,
escuchas pero eres sorda,
eres buena pero tu escudo es la maldad,
gritas libertad y con tu ambición esclavizas.
¡Ay señora chulti’!

Dices que buscas justicia pero golpeas a la humanidad,
quieres igualdad y escalas a través de los humildes,
prefieres volar pero cortas a las ajenas,
quieres la paz pero siembras odio y guerra.
Señora Chulti’ ¿por qué no deja de decir?

Lunex ti ch’enalo’

Ta yunenal ikliman ch-atin ti k’ak’ale
spomtabe xch’uvil me’onetik
jpanmuk’tavanej smakbeik slekil sbek’tal ti osile
sts’ujet no’ox chai’ik ti milvaneje.

Ti ch’uvil xchi’uk syaxal a’maletike
j-ok’no’ox k’ataj ta uk’umal ch’ich’
ti yich’el ti muk’ ti kajvaltike yakuxulya
te xa no’ox xkajet ta sba sts’ubilal ti lajelale.

Junxa yo’nton nopejik talel ti jmilvanejetike
ta sba xch’ulelik ti jsa’ lekilaletike
a’ xchi’ilik pujuk spas yabtelik
lek xvinaj ti a’iel ti milel lajelale.

Ti buch’u lek yo’tonike, a’ stijik jbael ti ti’ mukenale
k’okbatik snuk’ik yu’un smantal ti jk’ulejetike
chanavik ta pixbil ch’ixal lumetik
xchi’uk sujbilal milel la staike.

A’ laj yil ta sat ti j-anil o’nton ik’e
xchi’uk xch’ich’el ya’lel sat ti osile
smakbeik sat ti me’on untike
ch’och’obtasbil ikomik yu’un sk’ak’al yo’nton tuk’etike.

Lunes en el pozo

En la infancia del día el sol se baña
perfumando el rezo de los humildes.
Una velación cubre el sano cuerpo del lugar,
la mirada traicionera atenta.

Plegaria y humedad de la selva
en minutos se convierten río de sangre,
las alabanzas se visten de agonía
flotando en el polvo destructor.

Hombres asesinos marchan decididos
sobre alma buscado de justicia:
actúan cobardes y malvados,
se siente su ruido de carnicería.

Los inocentes tocan al portón de la tumba
degollados por el testamento dominador,
caminan en el suelo cubierto de espinas
con su muerte obligada.

Es testigo el desesperado aire
y rojas lagrimas del tiempo
cubren el rostro de los huérfanos
acribillados con odio de ametralladoras.

O’ot… te sbatlajal osil k’ak’al.

O’ot a kuxoj a ba li vinik vok’em te
slumal sots’etike.
Osil balamil te yu bu laj sjipanik komel potsol nichim a tatamoltak
steka’nik komel slo’il a kuxlejal.
Laj stsatsal sabik yip a ch’ulel
yu’un xa lik te anil k’uchal jun jpojvanej.
A tatamol a memeltak jun yo’nton laj sjal komel stsatsalik
skoj xnichinaj tal sts’umbalik te sbe xch’ichél jun yal ol.
A’ li yal ol jmeltsanej jchapanej
Sots’il, Tsektal .

Li a tote yikatsinoj svokol te sbatlejal skuxlej
laj xchapan komel j-ok’ batel
nichimal on’tonal te a velob.
Laj smeltsan komel a kuxlej
k’alal yakil yich’oj svokol te ilbajinele.
Te sbats’i xokon a von’ton
laj sk’ejbot komel slok’ebal k’akal,
te sts’et xokon a vonton
laj sk’ejbot komel yuchob ch’ul balamil.

Li a me’e x-ok’olet
spetoj batel sp’inal a mixik’ik te stobal te p’ej vitsetik,
te yok mukta te’ laj smuk komel li a mixik’e.
Te’oe mu xtai te uch’el a ch’ich’el
yu’un jsakil satetik.
Laj snak’ komel a ch’ulel
yu’un mu xa yilbajin sakil vayajeliletik,
sjipan komel te sk’ob muk’ta te’ li axuxe
laj smuk komel te ch’ul balamil a mixik’,
te’ oe mu xk’ot xba yilbajin a ch’ulel
li jk’anal jol vayajeliletike.

A tatamoltak, a tot, a me’e ch’uvilajik
te yunenal k’ak’al,
yu’un mu xch’ay ta vo’nton a vibil a ch’ich’el,
a’ ti skeremot tokal antse,
snich’onot bolomal vinik
yal nich’onot tatamolil te’.

Ti k’usie: Ch’ay ta vo’nton
……………………………….A ch’ay a ba
……………………………….……………Muyuk a pas a ba te muk’
……………………………….……………………………….Skotol a ch’ayes te a von’ton…
……………………………….……………………………….Ta na

Li a takopale x-ok’olet sts’akli xinal nukul,
xa jochochet cha ye’ a ba te stojol jsakil nukul.
Xvulvun a von’ton cha ch’ay a ba
xchi’uk cha chuk a ba te yutsil sbolil jsaklikan sat,
cha ko’otajes a ba xchi’uk cha p’aj a ba
te stojol k’anal taki mats’al nukul,
atuk a mochoj a ba sk’un mats’ot batel sak bits’anil.

Ti samele
laj sk’elun li ak’ubale,
laj staun te ik’el,
laj yik’un ochel te svaech,
ni och te svaech li ak’ubale.
Te’laj kil skotolik:
a tatamoltak, a tot, a me’.
Laj kil ch-ich’mulaj li satike,
a’no’ox laj kilbe li sbek’ satike.
X-ok’oletik no’ox.
Ch’ay yu’unik li a mixik’e,
tail te sakil vayajeliletik li snak’obil sk’ejobil a mixik’e.
X-ok’oletik no’ox,
……………………………….x-ok’oletik
………………………………………………xlik to ok’oletukuk .

Tú… en el tiempo

Finges ser el hombre que nació en la tierra
donde habitan los murciélagos.
La tierra donde tus abuelos colgaron el potsol nichim2
sembrando el cause de tu historia.
Buscaron que tu espíritu tomara su vuelo
y galopara como un guerrero.
Tus abuelos tejieron el orgullo
y que su estirpe florecería en las venas de un nieto.
Del nieto que pertenece a los creadores
del sots’il3, del tsektal4

Tu padre formó en tu rostro
los instantes de alegría
con el dolor que le agrietó en los siglos.
Él dibujó tu mundo
mientras era torturado por el olvido.
Sembró en el lado derecho de tu corazón
el nacimiento del sol,
y en el lado izquierdo
la bebida de la tierra.

Tu madre con la lluvia en sus ojos
llevó la olla de tu ombligo en los veinte cerros,
bajo el gran árbol abrigó tu ombligo.
Ahí no llegarán los demonios blancos
a beber tu sangre,
guardó tu esencia para que los naguales blancos
no te molestaran,
en la rama del gran árbol colgó el ajo
y guardó tu ombligo en el vientre de la tierra,
ahí no llegarán los naguales
con cabellos de oro a dañar tu ser.

Ellos, él, ella elevaron sus plegarías
en el nacimiento del día,
para que tú no olvidaras la fuerza de tu sangre,
porque tú eras el hijo de la mujer nube,
del hombre tigre
y el nieto del abuelo árbol.

……………………………….Pero: Olvidaste,
……………………………….Perdiste,
……………………………….…………..Ignoraste,
……………………………….……………………………….Borraste todo
……………………………….……………………………….Y hoy

Tu cuerpo llora y persigue un oxido semblante,
te arrastras y te insertas a una cutícula pálida.
Sucumbes y aprisionas tus sentimientos
en una belleza anémica,
te incrustas y te deterioras
en la carne amarillo metal,
te encadenas y te disecas en el brillo de ese color.

Y ayer
La noche me miró,
me llamó la noche,
me invitó a su sueño,
entré en el sueño de la noche.
Ahí estaban todos:
tus abuelos, tu padre, tu madre.
Vi sus miradas plagadas por la tristeza,
sólo me hablaron sus ojos.
Ellos lloraban.
Perdieron tu ombligo,
los naguales blancos llegaron al escondite de tu ombligo.
Ellos lloraban,
……………………………….ellos lloran,
………………………………………………ellos llorarán.

  1. Chulti’. Mentira, en idioma tsotsil.
  2. Flor de muerto (en lengua tsotsil)
  3. Tsotsil (Lengua maya de Chiapas)
  4. Tseltal.(Lengua maya de Chiapas).
0 Comentarios

¿Qué opinas?