Cantar de espejos. Poesía testimonial chicana de mujeres

Fer de la Cruz 0 comentarios

Resumen: Análisis de elementos de ruptura en los poemas que conforman la antología Cantar de espejos. Poesía testimonial chicana de mujeres1 (CISAN-UNAM, Universidad del Claustro de Sor Juana, 2011, compilación y prólogo de Claire Joymith). Igualmente, reflexión sobre el impacto de este tipo de ruptura formal y de contenido en la tradición poética en México.

El decir de lo inefable en las artes poéticas rilkeana y borgeana; los postulados creacionistas aún dogmáticos en el estáblishment poético nacional; aquella investigación de ciertas esencias dentro de las grietas del lenguaje quebrantado, en la antidefinición gorosticeana; el silencio poético de Micea Eliade o tercero incluido entre el signo y el sentido, explicado por Armenta Malpica (2007) como “la paradoja de la poesía: evocar por medio del lenguaje lo que, por esencia, escapa al lenguaje”; el “diálogo con la trascendencia [y] re-ligamiento con el cosmos” que hermosamente plantea Manuel Iris (2015)… All this is fine and dandy: so beautiful, so undoubtedly poetic. No tengo nada contra este modo de lirismo que yo mismo admiro y practico entre la diversidad de lo que hago. El problema es considerarlo el único válido o respetable; lo único por lo que cualquier poeta puede aspirar a ser tomado en serio. En los hechos, quien en México escriba dentro de esta concepción de poesía, ganará premios y becas, algunos ciertamente merecidos. Si escriben sobre muerte y desolación, mejor; o sobre abstracciones metafísicas, metapoéticas o meta-cualquier-cosa. Podrá el poeta incursionar también en lo conversacional, canónico en nuestra lengua desde el año 54, a partir de los antipoemas de Parra y las odas nerudianas (a Neruda se le perdona el didactismo ideológico por ser Neruda). That would be OK, siempre que no se aparte de esta por muchos aún considerada esencia de la poesía.

Pero el mundo es demasiado complejo para intentar abordarlo con una sola visión de poesía que, además, excluye a tantas otras poéticas históricas, desde los poemas puercos de Catulo, hasta la multitud de movimientos sigloveinteros de ruptura, pasando por lo jocoso en el mester de juglaría y de cleresía, las sátiras contra los matasanos de los siglos de Oro y el XVIII y el XIX, etc., relegando toda esta poesía a curiosos objetos de estudio para la academia y nada más.

No ajeno a esta discusión, el libro Cantar de espejos. Poesía testimonial chicana de mujeres (Joysmith, 2011), incorpora las voces de las 24 mujeres incluidas —23 poetas y una investigadora— que nos llevan por un rollercoaster de emociones en torno al tema de las identidades chicanas. Lejos de buscar esencias o antiesencias, hay humor, hay denuncia, hay nostalgia, hay redefiniciones, íconos, motifs… and there´s plenty of spice. Es un no soy de aquí ni soy de allá pero soy, chingaos, “disimulando la incomodidad / de saberme pre-juzgada / en forma bi-lateral” (Pat Mora, Legal Alien/Extranjera legal, Pág. 71). La antología contiene la fuerza de una colectividad escrita de voz en voz, de poema en poema, con el denominador común de la perspectiva enfocada desde la mujer chicana.

About the types of poems
Estos discursos poéticos se pasan por los ovarios las preceptivas de los decimonónicos defensores del arts for arts sake: Bailan en lo anecdótico, se zambullen en lo conversacional, flirtean con lo mundano y llevan las espaldas empapadas de spanglish tan lleno de orgullo y sentido identitario. Formalmente, los poemas son variados y juegan con estupendos formatos híbridos como se ha venido haciendo en los últimos años allá en El Norte (y recuerdo que maestros talleristas como Forrest Gander, Bob Holman y Mónica de la Torre fomentan la producción de estas poéticas actuales).

Por ejemplo, los instructivos de Norma Cantú contienen una fina ironía política salpicada de humor. También abundan poemas en la voz de un personaje —o persona poems—, como “No se raje, chicanita” (Págs. 78 y79), de Gloria Anzaldúa, que es el discurso de la abuela hablándole a la niña sobre las raíces, la dignidad y la esperanza en el porvenir de La Raza. Hay poemas en monólogo como el que se titula “2 de noviembre de 1998: en vísperas de convertirme en ciudadana americana”, de Liliana Valenzuela, en el que el personaje reflexiona sobre sus identidades conflictuadas que se resuelven con la contundencia de estas líneas finales: “Cuando me muera que se rieguen mis cenizas en el Río Grande, el Río Bravo, donde una vez nadé desnuda” (Pág. 64). Este poema y otros de Valenzuela bien podrían escucharse performanceados en un Spoken Word.

El genial poema de Gina Valdés “English con Salsa” asume la forma del boletín informativo o spot publicitario de una escuela de inglés para inmigrantes mexicanos, finamente satirizado. Comienza así: “Bienvenidos al ESL 100, English Surely Latinized, / inglés con chile y cilantro, English tan American / como Benito Juárez” […] (Pág. 60). Hay poemas narrativos como el de Inés Hernández-Ávila titulado “Para Teresa” (Págs. 80-84) en el que narra un conflicto entre dos niñas chicanas al asumir dos modelos diferentes para defender su identidad: una, la rebeldía y la otra, el estudio.

Más allá de purismos huidobrianos, de culteranismos y del dogma esencialista de lo que la poesía es, aquí vemos poemas de carne y hueso, de herida y nostalgia, de sudor, de herencia y testimonio, surgidos de la vivencia colectiva en un contexto general común.

About the content of the poems
En todos estos casos, el dedo no se quita de la llaga —de la frontera si se quiere—, y los discursos giran en torno de las identidades y de las feminidades. Estas mujeres están en sintonía con el espíritu de nuestros tiempos en esta era postcolonialista o post-lo-que-se-quiera, y su voz colectiva contiene un mensaje que es urgente que sea escuchado en México, por lo que celebro la respuesta de la UNAM, de la Universidad del Claustro de Sor Juana, del CISAN y de Publicaciones & Fomento Editorial a esta propuesta de la Mtra. Claire Joysmith, compiladora y autora del estudio introductorio.

El mensaje es muy claro a mis ojos lectores: Por una parte, nadie puede imponer una sola visión consagrada y dogmática de lo que la poesía es o no es. Por otra, desnúdate de la misoginia y del racismo, para ver qué te queda, mexicano. También desnúdate de tu mexicanismo (el amor hasta la muerte por un sentido patrio que no se puede tocar). Desnúdate de todo tipo de prejuicios y vas a ver que todas las razas corren por tus venas o que todas las culturas están dentro de ti. Asume entonces tu multiculturalidad pues sólo así podrás sobrevivir las fronteras que llevamos dentro. Gloria E. Anzaldúa lo pone de este modo en su poema “Vivir en the borderlands” (Pág. 69):

“Para sobrevivir the borderlands
……….debes vivir sin fronteras
……….volverte un crossroads”

But then again, that´s just me. Esto es lo que yo decido entender de estos discursos poéticos. Lo interesante será lo que cada lector sienta y entienda, pues podrá ayudarlo a cicatrizar las fronteras que lleva tatuadas en su propia identidad.

A bit más about the content: el tema de la mujer
El feminismo en estos poemas es moreno, alejado de la tiranía top-to-botom que abandera la mujer blanca montada en el poder, de retórica complaciente que observamos en el entorno político estatal y nacional. Éste es un feminismo horizontal, down-to-Earth, que apela a la razón expandiendo conciencias y que apela a la empatía mediante el testimonio poetizado. Impera un hands-on approach in writing these poemas desde la vida misma, pero siempre la vida de la mujer chicana, en la amplia diversidad que el término conlleva. Hay personajes líricos que se reivindican desde la marginación. A veces los personajes son las propias autoras, según incluso revelan en entrevistas. Otras veces son memorias colectivas o de terceros que aquí se hacen de una voz.

A note on the translations
In some cases, los poemas son mejores en inglés pues fueron escritos con un sentido estético diestro y agudo en ese idioma, con un oído afinado en pies de verso y en aliteraciones que se pierden en traducciones de puro contenido, aun siendo traducciones de autor. Pude localizar algunos originales en inglés publicados en línea y comparar.

However, en la mayoría de los poemas, la versión al español es tan poderosa como la original en inglés y en esto es destacable la labor de la Mtra. Claire Joysmith como traductora además de como estudiosa incansable del tema de la poesía chicana.

Fronteras en la piel, a manera de final
Hace poco más de un año, visité por primera vez mi Monterrey natal (el de Nuevo León). Me encaminaba para San Antonio, Texas, a una conferencia y quise cruzar por tierra la frontera. Vi esa herida natural del río que aún llamamos Grande y Bravo, por muy angosto y apacible que sus aguas me hayan parecido. Y enseguida, la frontera artificial: las garitas, los detectores, los oficiales de migración, etc. Well, it was very interesting! Y el San Antonio de Sandra Cisneros, fascinante.

Al preparar ese viaje a Texas, leí mucho sobre su historia tan ligada a la del Yucatán. Leí a Eligio Ancona y a Evelia Trejo. Me di cuenta de que, en toda su historia, Texas sólo fue parte de México por unos muy poquitos años. Antes de eso, fue Nueva España por ciento y pico de años; y antes, territorio francés y, más atrás, por supuesto que de las naciones indígenas; y antecediéndonos aún más, de la Naturaleza a quien retornará tarde o temprano. Los conceptos de nación, frontera, ciudadanía, incluso etnia, identidad, etc., no hay que dejar de repetirlo, son construcciones sociales, igual que arte, literatura, poesía; son lo que uno hace de ellos o lo que estas mujeres escriben de ellos y de sí mismas. En este espíritu (y para concluir), Gina Valdés nos redefine la frontera en su poema “The Border” (Pág. 55):

“La frontera es una pared
de mentiras de púas, un suspiro
de cadenas, un corazón que palpita,
herida nueva en una rajada vieja”.

 

Bibliografía consultada
……….» Ancona, Eligio. Historia de Yucatán. Vol. 3. Mérida, Yuc.: UDY, 1978. Edición impresa.
……….» Armenta Malpica, Luis. “La poética del silencio”. Armas y letras. Revista de la Universidad Autónoma de Nuevo León 52-53, 2006. 16-14. 12 jun. 2007 <http://www.educacion.uanl.mx/publicaciones/armas_y_letras/pdf/52-53.pdf>
……….» Borges, Jorge Luis. Arte poética. Seis conferencias. Trad. Justo Navarro. Barcelona: Crítica, 2005. Edición impresa.
……….» Eagleton, Terry. How to Read a Poem. Victoria, Australia: Blackwell, 2007. Edición impresa.
……….» Gorostiza, José. “Notas Sobre Poesía”. Prólogo. Muerte sin fin. 2ª Ed. 2000. México: FCE, 1996. 10. Edición impresa.
……….» Iris, Manuel. “Tríptico de vislumbres”. Bufón de Dios. N.p., 8 ago. 2015. Web. 25 mar. 2016 <http://bufondedios.blogspot.mx/2015/08/triptico-de-vislumbres.html>.
……….» Joysmith, Claire. Cantar de espejos: Poesía testimonial chicana de mujeres. 2ª Ed. 2014. Mexico: UNAM, Universidad del Claustro de Sor Juana, CISAN, Publicaciones & Fomento Editorial, 2011. Edición impresa.
……….» Rilke, Rainer Maria. Cartas a un joven poeta. N.p.: LibrosEnRed, 2010. Colección: Correspondencia, Biografías y Autobiografías. Web. 25 mar. 2016 <http://www.librosenred.com/libros/cartasaunjovenpoeta.html>
……….» Trejo, Evelia. Los límites de un discurso. Lorenzo de Zavala, su “ensayo histórico y la cuestión religiosa en México”. México: UNAM Facultad de Filosofía y Letras, INAH, FCE, 2001.

  1.  Ponencia leída por su autor el 17 de marzo de 2016, durante su participación en el Congreso Internacional de Literatura Lo busco lo busco y no lo busco. De búsquedas y encuentros en la cultura mexicana (UC-Mexicanistas/UADY/FILEY), Octava sesión: ¿Y el Tratado de Guadalupe?, en el Centro de Convenciones Siglo XXI, Mérida, Yucatán.
0 Comentarios

¿Qué opinas?