Es un acierto lo de Yordi Rosado

Manuel Iris 0 comentarios

Acerca del asunto de Yordi Rosado, creo el embrutecimiento social promovido por la televisión tanto como por el gobierno del país es completamente intencional. Es conveniente, necesario incluso, que este tipo vaya y enseñe “dos tres netas”, ninguna de ellas transgresora, ninguna de ellas crítica, ninguna de ellas inconveniente, a los “chavos” que piensan que su juventud no es para pensar sino para “pasarla chido”. Es necesario promover la estupidez y los valores útiles de ciudadanos conformes, que se creen muy divertidos, muy juveniles.

No es casual esta banalización de la lectura, del oficio de escritor, de la escritura misma: no es inocente.

Yordi Rosado invitado como escritor a un Festival de letras (cosa ya por sí misma ridícula) y además ganando 123 mil pesos, mientras que los escritores de verdad ganan de 8 a 15 mil, es el síntoma de muchos problemas mayores, solamente el síntoma.
El gusto por la chatarra no es casual. Que el evento del conductor de televisión vaya a ser un lleno total y que sus libros vayan a venderse muy bien antes, durante y después de la presentación, tampoco lo es: Yordi Rosado tiene más lectores que cualquier escritor mexicano. Es alarmante, pero no inexplicable: hay una enorme maquinaria detrás de su promoción.

Yo creo que 123 mil pesos es una cantidad obscena incluso para un escritor reconocido. Una suma como esa normalmente se gana en premios y asuntos por el estilo, nunca por una sola conferencia. Por ello esto es tan buen indicador de la enorme distancia que hay entre ser escritor y ser entretenedor, apaciguador, repetidor de consejos de falsa superación personal. Es la diferencia entre ser inconveniente o no serlo.

El tipo, como cualquier charlatán, ofrece respuestas. Por su parte, un escritor trata de que el lector se quede con preguntas, y que genere las propias. En el centro de la escritura real no hay una solución del mundo sino un enorme “por qué”, una pregunta irresuelta.

Pero no se trata de literatura, sino de su contrario: las mentiras de la motivación y la superación personal. Yo creo que el Festival del libro, muchas ferias del libro, la industria editorial, el gobierno mexicano y gran parte de los medios de comunicación nacionales han declarado con sus hechos, su apuesta. No verlo así me parece inocente. Esto no ha sido casual, no ha sido un error: ha sido un acierto. Es lo que se busca. El problema es ése.

0 Comentarios

¿Qué opinas?