Cómo se pasa la vida: “Sabrá Dios”

Hugo Montaño 0 comentarios

¡Muévete, cabrón! Siempre es lo mismo, jefecito, tráfico de la chingada, pero ¿qué se le hace? ¡La fe es cabrona! Hay que tolerar a los guadalupanos… ¡Sube por arriba, cabrón! Ahí como me ve, yo manejaba unos mostros… es decir, camiones que sacan escombros de las minas, allá en el norte. Ahora ando chafireteando este surito de mi cuñada, y la verdad me siento tut… es decir, pequeñito comparado con una camioneta. Siento que van a aplastarme. Fíjese que diosito me salvó de morir… no sé qué madres tenía en mi cuerpo, era verde… es decir, un líquido verdoso que salía por mi nariz a chorros. Era la pinche muerte, jefecito; mi muerte. Cuando estuve tirado en cama no hacía yo más que pedirle a diosito por mi salud. ¡Y lo vi a diosito! Lo vi en mi imaginación… no sé… es decir, creo que deliraba, y lo vi crucificado, mirándome con ternura… yo no conocí a mi padre, y creo que mi madrecita tampoco, jejeje… es decir, ella nunca me habló de él. Cuando Dios me miró a los ojos con su infinita ternura, supe que él era mi padre santísimo… ¿La Virgen de Guadalupe? No jefecito, no soy devoto, respeto pero no es poray la onda… es decir, el jefe es el jefe. Dios me trae en joda con pruebas y pruebas de mi fe, pero ya lo conozco… bueno, es decir, ya le agarré el modo. Lo que él quiere es el sacrificio de uno, entrega, dejarse de pendejadas y ponerse a chanbiar. Míreme a mí, que del norte llegué hasta el sur, ¡que si será bendita esta tierra! Como México no hay dos, jefecito, si no me cree, mire a esos de allá, se ven tronados pero la fe… lo que le digo… la prueba que pide diosito aistá, aunque se lo brinden a una virgen que, acá entre nos, ni existió… es decir, que sí es pero con otro nombre, porque era prieta, como nosotros. Pero también hay los que se engañan, que no dan ni sacrifican nada, pura falsedá, como estos pendejos que no nos dejan circular porque vienen peregrinando en carro, ¡hágame usté el pinche favor! ¡En carro! ¿Ontá el sacrificio pué? ¡Qué poca madre! ¿No cree usted?

0 Comentarios

¿Qué opinas?