Cuatro poemas de Yrene Santos

CP 0 comentarios

Nació en Villa Tapia, provincia Hermanas Mirabal, República Dominicana. Escritora y profesora universitaria en la City College of New York y St. John’s University. Ha publicado los siguientes títulos: Por el asombro (Ecuador, 2015), Me sorprendió geométrica (Nueva York, 2013), Después de la lluvia (República Dominicana, 2009), Por si alguien llega (Nueva York, 2009), El incansable juego (República Dominicana, 2002), Reencuentro (Nueva York, 1997) y Desnudez del silencio (República Dominicana, 1988). Coautora del libro: Desde la Diáspora: Cuentos y poemas de niños y niñas dominicanas (Nueva York, 2005). Textos suyos han sido traducidos al inglés, italiano y al francés. Coorganizadora de The Americas Poetry Festival of New York (TAPFNY)

Poemas

Ayotzinapa:
Nunca olvidaremos tu dolor…

 

Pregunta

Muchos ojos me miran y reclaman
dónde has estado todo este tiempo
en que la pena recorre ciudades
pequeños pueblos
y países que se han unido en protesta
por los que ya no están.
Dónde has vivido estos meses
cuando el llanto retumba en cada esquina
y el hambre no es de tortillas, quesadillas

chilaquiles o enchiladas,
Es hambre y sed de una respuesta
es la esperanza de un día con luz y agua bendita.
Es de saber que lo turbio va aclarando
cuando se añade sinceridad en los lugares
dónde la paz se perdió y la libertad fue violada
de un tiro, un asalto, un fósforo activado en la inocencia
Dónde estabas cuando el grito del cuero cabelludo
desesperado huía en medio del bosque
y las miradas malévolas ejecutaban una orden despiadada
¿Dónde estabas que ni tus pies ni tus oídos llegaron a las marchas?
A mi queridísimo tío Cielo, por los días felices de mi infancia

 

Finalmente

10 de octubre
4:00 de la mañana
Una sonrisa
muchos brazos abiertos
música de viento
y andar con paso apresurado
Otros bailando suave la danza de la bienvenida
del reencuentro
El último dolor de mi abuela se ha extinguido
yace inerte en la cama eterna que guardará sus huesos cuando la piel caduque haciendo florecer nuevos jardines
El último dolor de mi abuela se durmió
y en el sueño atravesó montañas
ríos, océanos
trillos que lo llevarán al abrazo interminable que jamás sintió
desde su primer grito cuando vio la luz
Mi abuela… Ella…Yrene
de quien nunca se supo dónde quedó su cuerpo con olor a gardenias

a la que nunca vi
a la que nunca toqué
a la que llegó hasta mí solo mientras dormía
después de escuchar historias construidas y reconstruidas a través de la infancia
Ella
Hoy
Cierra el círculo
Con sus seis amores dentro.

 
Ella se levantó temprano

Ella se levantó temprano
abrazó el día con sus ojos anchos
pidió perdón al aire al agua
al fuego a la tierra
aun era posible esa palabra
si viene llena de amor
rompiendo los huesos del alma
Ella
dolida en el minuto
no se acostumbró al eco del reproche
le dolía el dolor…
“Cosas pasajeras – dijo de repente
no impedirán los sueños
que construyen a diario mi paz”

 
Por si alguien llega

Por si alguien llega
tendré preparadas las sábanas
donde comulgarán los sueños
limpiaré las ventanas
el aire correrá suave
y será de otra forma la sonrisa

Por si alguien llega
esconderé los espejos
no será necesaria la imagen borrada
bastará la otra cara del silencio
para devastar el tiempo

Por si alguien llega
encenderé incienso
llenaré de flores el cuarto
luces multicolores alumbrarán los rincones
por si alguien llega
tendré preparado el vino
las frutas húmedas
el papel delicado
esperando un pincelazo

Por si alguien llega
estarán rotas las palabras
para unirlas de nuevo
en el asombro y la alegría.

0 Comentarios

¿Qué opinas?