Browsing Category

Narrativa

Narrativa,

Seis minificciones de Karla Barajas

“La muerte te ronda. Cuídate del alacrán”, dijo la adivina de San Cayetano y él pensó en su compadre Juan Abarca, así apodaban al ponzoñoso. Mientras transitábamos por el desierto de Arizona murmuró que no lo matarían las temperaturas altas que sería ese su compadre, lo veía regacho, hasta agua le negó.
-¿Qué se trae conmigo?-, reclamó el Juan Abarca empujando el hombro del migrante, su mochila cayó al suelo.

Narrativa,

Mala educación, cuento de Carlos René Padilla

La lluvia sirvió para que la sangre se diluyera de la cara de Jesús. En el reflejo de la ventana, vio como los hilos granas recorrían su rostro y se fundían con el agua hasta caer sobre la camisa blanca. Tuvo un recuerdo, no era la primera vez que se veía así. Examinó su pecho y el costado izquierdo para ver si estaba herido. Nada. Se limpió el exceso de humedad con el dorso de la mano izquierda, desesperado. Tocó la culata de la pistola, todavía tibia, fajada en la parte delantera del pantalón, para sentirse seguro en caso de ocuparla de nuevo.

Narrativa,

Lo: nadie puede sobrevivir al olvido, cuento de Dante Vázquez M.

(México, 1980). Finalista del X Certamen Internacional de Poesía Fantástica miNatura 2019; finalista del IX Certamen Internacional de Poesía Fantástica miNatura 2017; finalista del III Premio Internacional de Poesía Jovellanos, El mejor Poema del Mundo, Ediciones Nobel, 2016; primer lugar en el Concurso Cuentos de Mucho Miedo, Mucho Miedo Mx: Todo sobre Horror, 2015; ganó el VI Certamen Internacional de Poesía FantásticamiNatura 2014. Es autor de Apocalipsis hoy, (H)onda Nómada Ediciones, Colección Pase de Abordar, 2013. Cuentos y poemas suyos han sido publicados en distintas antologías y revistas digitales e impresas. 

Narrativa,

Cae la noche, cuento de Miguel Ángel Hernández Acosta

Soliloquio, dialogo con el pasado y el presente (representados en un automóvil),  Cae la noche, del narrador mexicano Miguel Ángel Hernández Acosta, enfrenta al lector con una verdad que no por evidente deja de ser difícil: es imposible volver a lo que antes fue normal y que ahora, visto con una distancia cuya extensión no se mide en años u horas, sino en transformaciones, parece ser un paraíso perdido.

Narrativa,

El No-Mauro, cuento de Abril Posas

Escrito en una prosa que fluye sin contratiempos, llena de inteligencia, este cuento de Abril Posas explora dos de las más aterradoras posibilidades del doppelgänger: que la copia sea más fiel al original que el original mismo, o peor todavía: caer en cuenta de la copia es uno. Esperamos que el lector de Carruaje de Pájaros se convierta, como nosotros, en lectores de esta muy talentosa autora jalisciense.

Narrativa,

Ojos amarillos, cuento de Said Vladimir Ramírez Téllez

(Guerrero, México, 1991). Es licenciado en Literatura Hispanoamericana por la Universidad Autónoma de Guerrero. Su línea de estudio se centra en la literatura ecuatoriana contemporánea, en particular en la generación del 30. Ha publicado los ensayos: Don Balón de Baba, Vigencia de una literatura invisible: La obra de Alfredo Pareja Diezcanseco y Modernidad narrativa en El Muelle (1933). Ha participado en talleres de creación literaria celebrados en el estado y ha publicado cuento en diversas revistas nacionales e internacionales.

Narrativa,

Ella nunca llora

Mi madre es la persona con la que he tenido las mayores discrepancias. Ambos nos movemos en mundos distintos, a pesar de eso hemos aprendido a no juzgarnos tanto, la expectativa ya no nos mata ni nos envenena, por el contrario creemos, y damos por hecho, que estar aquí es un pretexto para acompañarnos y vernos tal y cual somos. No hay carta debajo de la manga, ni plan emergente, soy la prolongación de su sombra.

Narrativa,

Elefantes, cuento de Marcelino Champo

Una vez alguien que amo me contó que cuando las cosas no van bien, dibuja elefantes. “En la India —me dijo— la gente acostumbra a bañar elefantes como una especie de ritual para la paz o la prosperidad; y como yo no tengo ningún elefante a mi alcance, pues, lo dibujo”. Nunca me he dado a la tarea de averiguar si esa historia sobre la India es verídica, si por aquellos rumbos la gente tiene la costumbre de hacer aquel ritual con matices paquidérmicos, pero quiero pensar que así es. A veces es mejor una bonita ilusión que una realidad insípida.

Narrativa,

Una Margarita deshojada

“Eran las dos de la mañana cuando Augusto llegó hecho un guiñapo. Apenas y podía sostenerse. Tocó el timbre. Mis hijos –Laura y Ernesto- y yo lo recostamos en el sofá de la sala. Habíamos estado llamándole para avisar que su madre se había puesto mal y que el médico había dicho que era muy probable no pasara la noche. Nunca contestó”, cuenta Margarita con una sonrisa que muestra cierto dolor, mientras arrodillada acomoda flores y enciende una vela en el panteón municipal de Tuxtla Gutiérrez, la capital de Chiapas, en México.