Poema 14

Ninguna palabra mejor que herida.
En ella brota —aparte de la pus— la inagotable anécdota de tu distancia,
los arrasados archipiélagos que forman mis entrañas;
La pequeña cicatriz que fiebre a fiebre
repetirá tu nombre
ya gemelo siamés de mi apellido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *