Poema 3

La paradoja de la enfermedad se cifra en proporciones. Todo se fragmenta en algo, se distiende y se contrae. Me creces con determinación en el costado izquierdo, como a Borges le creció y dolió allí mismo una mujer; me pueblas y conquistas y expandes tus células de arraso. Mis órganos fallan, mi piel cede. Crezco en la medida en que soy tu imperio. Y sin embargo, soy apenas la mitad de mí. La parte derecha de mi cuerpo tiende a disiparse. Camino la mitad de pasos que antes de tu arribo, vivo la mitad del día, y duermo sólo en partes la noche. Asimétrico estoy cayendo de mí mismo. No existe democracia, ni ley, que nos acoja a ti y a mí. Tú más, yo solamente la mitad de mí. 

1 comentario en «Poema 3»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *