Acervo, Acervo-Chiapas,

Acervo de Poetas Chiapanecos: Angelina Suyul

2
Shares
Angelina Suyul

Me’ jnet’om
Ta sch’inal la svachinta ts’unobajel ta ik’luman sob,
chanchoj soy la yich’ ta snuti’,
jerkuil, ch’akob chilil pakanbat ta sjolinab.
Smantal yoxlajunebal jpetom jkuchometik.

Ta nak’al skitsbenal tsatsakil yut sk’ob
snak’ojbe skuxlej ololetik stamanoj,
k’ucha’al banomil snak’oj sbijilal ta nixyo,
k’ucha’al ta nak’al yutsil syijil pat ib.

Kuxlejal chtuk ta smuk’ ta be ch’ich’el,
tsatsalil chbein ta sbik’it be ch’ich’el.
Jujun sob ta xu’unin xojobal jtotik,
chvok’ cha’i stuk ek k’alal cht’il li osile.

Partera
De niña soñó madrugadas de siembra prodigiosa,
en su red recibió cuatro pares de mazorcas de maíz,
jerka y ch’akob chilil dobladas en su cabecera.
Mandato de los trece jpetom jkuchometik.

En la íntima geometría de sus palmas vigorosas
oculta en los retoños de luna un destino,
como tierra que esconde sabiduría en el mirto,
como la enigmática coraza del armadillo.

En su arteria radial fluye la existencia,
en su arteria cubital se destila fortaleza.
En cada madrugada se adueña del tiempo,
renace al fragmentar el espacio los rayos de sol.

Vok’ebal
Chvok’ stseb jmeme’tik ta ik’luman osil,
chvole ta slekil muil vomoletik.
Li ts’ujul chatintasbe sva’leb
k’alal xojobaj lok’eltal jtotik;
k’ucha’al kilon-ech’ ta tulan
tsk’i yibel ta sk’ixin kuxlej sme’.

Nacimiento
Germina de madrugada la hija de la luna
aroma de hierbas la envuelven con su savia
el rocío baña su cimiente
al ritmo del amanecer;
como bromelia en un roble
riega sus raíces en el cálido seno de su madre.

Xojobal osil
Schibal
Xvolvun xtse’lajetik jtotiketik,
tschapan svaxtonik,
slixton pixolik ta yosilal ch’ulelaletik.
Jit’il chotol ta sts’omolik,
tstsaj yach’ luchal chil jme’tiketik;
xyaketik ta st’ujbel svayijeltak
li olol po’ot xil sakubel osil.
Xvokoletik:
Ta jtaotkutik ta k’oponel yaxal Ok’il,
tsots xojobal asat ta sakti’inel aba,
oy ta ti’ yok’itael banomil k’alal chnopaj lajel;
nopajan tal ta stojol kunin k’oxkutik,
nap’ano tal avich’ob ik’ ta yich’ob ik’,
jmojuk asatik, jmojuk axanobalik,
junuk anak’obalik.
K’utum Bolom,
tstaot ta tijel jk’op ka’yejkutik;
sbainoj asat k’usi sbelinoj vinajel,
k’usi sch’amoj sjamlej banomil,
nakal avip ta syolil avo’nton;
kapo tal avanilajeb ta stakopal kololkutik,
ocheso atsatsal ta yo’nton,
cha-abolaj chachi’inbun
buy yalel muyel xmal sakub;
jch’ojuk avuch’ob vo’ik,
jyomuk abeinelik,
junuk yav avokik, avaichik.

Ta sba banomil li jtotiketike
Tsk’iik siom tok, ch’ilom tok ta vinajel.
Ok’il xchi’uk bolom syakil ta snupel svayijelalik.

Resplandor
II
Congregados, los creadores ríen a carcajadas,
alistan sus bastones de mando, sus sombreros enlistonados
en tierra de los ch’ulelaletik.
Sentadas en fila en sus bancos de madera,
las abuelas estrenan huipiles brocados,
atareadas nombran los vayijeletik
del niño que verá la luz.
Suplican:
Grisáceo coyote, a ti nos dirigimos,
tus resplandecientes ojos te sostienen y alimentan,
en la cercanía de la muerte posees virtud de llorarle a la tierra;
aproxímate a nuestro pequeño,
adhiere en su respiro tu respiro,
conjuguen sus ojos, fusionen sus pasos,
sea una su sombra.
Jaguar de luz y sombras,
Te invocamos con nuestras palabras;
Tú que con tu mirada escudriña el infinito cielo,
el interior de la tierra y el espacio,
anidas fuerza en el centro de tu corazón;
funde tu rapidez en la energía de nuestro hijo,
penetra tu fortaleza en su ser,
concédenos licencia de acompañarlo,
Sea de noche o de día;
uno el manantial para mitigar su sed,
que sus pasos se vuelvan uno sólo,
una sola huella y un sólo sueño.

En la anchura,
los creadores tienden cirros y cirrocúmulos.
Lobo y jaguar reciben juramento como compañeros.

Yavanel jbats’i k’op
Sol ta jnopben jbel yech’omal eil,
k’ucha’ al chbajbat ti’na li buch’u mu x-ojtikaje,
jech la jbajbe sti’ li ko’nton;
tsatsaj ti yavaneje.

La sbiiltasun ko’ol k’ucha’al sk’opojel me’el,
ko’ol k’ucha’al muk’totil ta vits la yavtaun,
ko’ol k’ucha’al sniketel abnaltik k’alal syak chlom.
Mu’yuk xka’i buy liktal ti yech’omal avanele.
Slokoketel yayijem bolom,
ta sk’an juch’tael yo’ xkuxij to.
Ja ti jbats’i k’op chak’ yip yo’ mu to xlaj.

El grito de mi lengua
Una voz penetró mi pensamiento,
cómo cerrarle puerta a desconocidos
así le cerré mi corazón;
y se hizo más fuerte el bramido.

Pronunció mi nombre con voz de anciana,
me gritó cual abuelo en las cumbres,
cual montaña al derribo.
No percibí el origen del clamor.
Era rugido de jaguar herido,
auxiliaba un soplo para vivir.
Era mi idioma en resistencia a la extinción.

Slajeb sk’opun ta maleb k’ak’al
Ta sbek’ sat li lajel tey ta xjav malebal kak’al,
syomoj k’analetik chanav ta yan abnaltik.
Xko’laj ch’ojbil sat ixim ta bakmut slajebal k’u’,
tspuk syayijem buts’vanej ta stakibek’tal vi’nal.

Chik’un ta vilel ta sts’el ti chamel,
ta sk’ak’alil malebal ik’ chik’unbal ta jatvil,
ta sk’uletel sk’uxul ko’nton tey ta jkap jxik’ ta sxik’,
stsual takiti’il jochoj ta o’lol ak’obal,
vu’un slajeb sk’opun ta smalel k’ak’al.

Soy su último vocabulario al atardecer
Germinan ocasos en los ojos de la muerte,
en bosque ajeno marcha con un ramo de estrellas.
su mortaja como granos roídos por el quiscal,
reparte besos heridos en la momia del hambre.

La muerte a su lado me invita a volar,
me incita a fugarnos en el día del vendaval,
en la estampida de mi dolor sumo mis alas a las suyas,
a media noche arrastro el tecomate de la sed,
soy su último vocabulario al atardecer.

Ch’ayemal
Chijulav ta slumal li buch’u oy jk’op xchi’uk,
li’ toe chcham jtotik k’alal ta sak ch’ay li ik’luman osil ta yibel vinajel.
Ta snak’obal tsatsakil tak’inetik,
Ta snak’obal muk’tikil me’el moletik ti mu stak’ k’oponbel sk’opike,
ta skoskos k’optaik bik’tal k’opetik yo’ xipas ta manxo.

Ta scha’ sutesunbal ta jmuk’tot jyaya ti Virgilio,
tey ts’ijil chikom k’alal ta sjak’bun
mi chapalun xa yo’ xi bat ta pas k’ope,
syak chislo’iltabun no’xtok sk’oplal epal jtotiketik,
ti mu xkojtikinan stalelik yo’ nakalune.
Ta jtsak jmakobil jba:
sna’obil lo’iletik ta jujun malk’ak’al,
milbail, sch’ich’elik xchi’uk jtotiketik yu’nik ti vo’ne jtot jme’e.
Ta xak’bun kil k’u s-elan sbanomil ti Virgilioe,
ta st’ubun ochel ta Troya,
jyan lumun chka’i jba tey jech ku’uchal k’alal teyun ta jteklumale.

Extravío
En la metrópoli de mi oponente despierto;
aquí muere el sol al extravío del alba en el horizonte.
Bajo las sombras de hierro,
de gigantes de inconcebible lenguaje,
susurran letanías para amansar mi naturaleza.

Virgilio me remonta a mis antepasados,
quedo estática cuando me pregunta
si lista estoy para la guerra,
mientras me satura de Dioses
que desconozco su existencia en mi Olimpo.
Descuelgo mis únicos escudos:
Memorias de vespertinas hablas,
revueltas, sangre y deidades de mi estirpe.
Virgilio me retrata su cosmos,
me sumerge en Troya,
y me descubro ajena como en mi pueblo.


Nacida en Suyul el 04 de mayo de 1984. Actualmente radica en Las Ollas, San Juan Chamula. Ha cursado varios diplomados y seminarios en creación literaria. Ha publicado en cuatro antologías: “Sbel sjol yo’nton ik’” “Memorias del viento” 2006; “Ma’yuk sti’ilal xch’inch’unel k’inal” “Silencio sin fronteras” 2011 y traducido al inglés en el año 2017; “Insurrección de las Palabras, poetas contemporáneos en lenguas Mexicanas” 2018;  y “Anhelo de reposo”2019. Ha participado en varias lecturas de poesía y varias revistas. Becaria del FONCA 2012-2013 y 2017-2018. Actualmente es integrante del Taller “Abriendo Caminos, José Antonio Reyes Matamoros”, impartido por el maestro Alejandro Aldana Sellschopp. Colaboró con la Secretaría de Cultura en Misiones por la Diversidad Cultural e Interacciones Culturales Comunitarias, dentro del programa Cultura Comunitaria.