Poesía,

Cinco poemas de Jorge Miguel Cocom Pech

Jorge Miguel Cocom Pech

(Calkiní, Campeche, 1952). Habla la lengua maya peninsular. Escribe poesía, narrativa y ensayo. La UNAM publicó en 2001 y 2006 Muk’ult’aan in nool, Secretos del abuelo, traducido a varias lenguas extranjeras.(Les secrets de l’aïeul) y publicado por Editions Réciproques, Francia, 2007. En 1996-1997, fue becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en la disciplina de Lenguas Indígenas; en 2004 fue residente del Programa de Traductores Literarios en Banff Centre International en Canadá.

Ha recibido los siguientes premios y distinciones: En 1984 recibió el Premio Estatal de Periodismootorgado por el Gobierno de Quintana Roo; y, en 2005, la Academia Oriente-Occidente de Rumania, y con motivo del Festival Internacional de Poesía de Curtea de Arges le otorgó El Gran Premio Internacional de Poesía 2005; Premio de Literaturas Indígenas de América 2016, Universidad de Guadalajara; Premio Grants The Poet Of The Year Award in The American Poetry Festival 2016 y, en el mismo año, el Premio Internacional de Literaturas Indígenas de América 2016, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

POESÍA


NAAJIL A PIXAN

A t’aane’ un naajil a pixan,
tumen ti’ kuxa’an a laats’ilo’ob.
Ti’e úuchben xa’anilnaj,
ti’ tu’ux ku k’a’ajsaj a kajtalil,
ti’ ku p’aatal t’aan.

Le béetike’
ma’ a wok’ol u kiimil a wíinklil,
mix a wok’ol a kiimil a pixan;
a wíinklile’,
máantats’ ku p’aatal ich u yich a páalal;
a pixane’
máantats’ ku léembal ti’ u yich xuxil eek’ob.

LA CASA DE TU ALMA

Tu idioma es la casa de tu alma.
Ahí viven tus padres y tus abuelos.
En esa casa milenaria,
hogar de tus recuerdos,
permanece tu palabra.

Por eso,
no llores la muerte de tu cuerpo,
ni llores la muerte de tu alma;
tu cuerpo,
permanece en el rostro de tus hijos,
tu alma,
eternece en el fulgor de las estrellas.

MUK’ULT’AAN CH’I’ICH’O’OB

Maax u k’áat u kí kí yuubik u k’aay ch’i’ich’o’ob
ma’ k’áabet u beetik núup’o’ob,
chéen yaan u paak’ik’ kululche’o’ob

U k’aay ch’i’icho’ob, k-tia’al;
mix maak
mix maak, kex yanak u núup’o’ob, u yumil.

EL SECRETO DE LOS PÁJAROS

El que quiera disfrutar del canto de los pájaros,
no necesita construir jaulas,
sino sembrar árboles.

El canto de lo pájaros, pertenece a todos;
nadie,
nadie, a pesar de las jaulas, es su propietario.

TA’AKUN T’AANILE’

T’aanile’,
wa bin je’e u yaantal u ta’akun nook’e
mi je’e u ta’akik u boonil ch’ench’enkil.

EL GUARDA PALABRA

La palabra,
si tuviera un ropero,
guardaría el color de los silencios.

TUMEM PEK’ MINA’AN U K’ABO’OBE’

Tumen pek’ mina’an u k’abo’obe’
ku toojol ch’íibal tia’al u ch’ínik u k’uxil.

COMO EL PERRO CARECE DE MANOS

Como el perro carece de manos,
ladra para tirar sus enojos.

ÁAK’IL KAANE’

Áak’il káane’
ken u na’akal u chun kululche’,
u k’áat u chuk u pixanil.

Chen ba’a ale’, áak’ile kaane’ ma’ u yóojelí;
u pixan kululché,
ma’ tia’an ich u chunil:
tia’an, tia’an ichil u k’aay ch’i’ich’obe’.

LA SERPIENTE VEGETAL

La enredadera
cuando escala el tronco de un árbol,
pretende atrapar su alma.

Lo que ignora esta serpiente vegetal;
es que el alma de un árbol,
no está al interior de su tronco,
sino en el canto de los pájaros.