Poesía,

Fragmentos del libro Argot nocturno, de Alma Cervantes

Alma_C

Los textos de Alma Cervantes son una constante provocación. La autora busca, y logra, hacer que el lector de a pie se detenga a pensar, a cuestionarse y cuestionarlo todo, con una sonrisa de placer a veces pecaminoso. Vale la pena acercarse al trabajo de esta autora mexicana radicada en Estados Unidos.

Carruaje de Pájaros


POEMAS

*

En todos los universos he sido huérfana, he enterrado a mi madre y he llevado el luto hasta el día de hoy.

En todos los universos paralelos he amado al hombre con vehemencia
he entregado mi loco diamante,
y he recibido tanta piel, como para vestirme de ellos y no me basta nunca.

En todos los universos he sido un pájaro infante, pequeño, diminuto,
aturdido y con ojos extraordinarios,
impertinentes.

En todos, todos esos universos, a cierta
edad el mundo me ha dejado de conmover, el desencanto no me deja ver lo azul del día, se prende de mi boca un abecedario estéril.

En todos los universos paralelos, dios se agazapa de mí, se hace invisible, intangible, me despoja de todo y no da la cara.

En todos los universos tengo sed, sed de carne, de palabras que abran la puerta que da a ese lugar donde nunca he estado pero sé que debo estar.

En todos los universos soy un animal con piel de mujer y reniego, hablo otro lenguaje y camino de noche con lirios que germinan en mis ojos ignotos.

En todos los universos soy yo, la misma que no llega a tiempo y no termina el poema

*

Casi es primavera y las flores ya están hablando mierda a mis espaldas.
La gente cambia en primavera, andan con el rayo de sol a media frente, sonriendo, incitan a tomarnos de las manos inertes de cosas románticas.
Ahh.. Si pudiera mirar por largo rato el sol sin que se cuezan mis pupilas, si pudiera tocar con la punta de mi lengua su flama, si por lo menos tenderme al sol sin enrojecer completa.
Y por ahí vienen las lunas de primavera, delirantes, enloquecedoras, aún es invierno, pero ya los grillos de la primavera repiquetean en mi espalda, dan pequeños saltitos, arañan con su patas mis tobillos, sus saltos se confunden con el ruido de mi corazón nervioso.
Yo misma soy un botón de amapola, casi reviento, casi me abro, casi tomó el teléfono para decirte “vamos a vernos, bebamos juntos en tu jardín, rodemos abrazados encima de las flores que plantó tu madre, impregnémonos de sus olores a pétalos machacado por nuestros cuerpos delirantes.

*

(Oda oscura)

Mañana es domingo.
Dios bajará de su feudo
Vayamos a su encuentro limpios
traslúcidos como recién nacidos.

Pongamos la frente, las manos
la entrepierna abierta, para recibir
su escupitajo distraído.

Mañana es domingo.
Bañemos al hijo, al perro,
al perico. Peinemos a la hija
y a la hermana, bajemos
el vestido del armario,
y atildados vayamos a su
encuentro.

Dios no tiene manos, piernas
ni torso, ni una cabeza con
una aura en perfecto argénteo,
dios es más bien solo una oreja,
con el lóbulo bien hecho y sin
cerumen que ensucie su grandeza,
supremacía pura.

Una oreja
en perfecto estado, con un solo
defecto irreversible, su sordera
penosa, burla burda, de un dios
inservible.

Mañana es domingo recibamos
la hostia envenenada y bebamos
la sangre consagrada de un cordero
en tiempos de veganos.


Es mexicana ciudadana del mundo. Estudió psicología en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, México. Es provocadora textual. Ha participado en las antologías El pájaro azul (España, 2016) y Crónicas de un buen día (Abigarrados, 2019) entre otras. Escribe para plataformas digitales en España, México, Colombia y Estados Unidos. Actualmente es directora y coordinadora en Estados Unidos de Abigarrados Revista Literaria. Conduce y produce “Abigarrados Radio”. Es autora del blog de poesía La Cervantes, madre, esposa y amante de las letras. Es autora del poemario Pulsaciones (El BeiSMan PrESs, 2019). Reside en Canadá y Estados Unidos.