Poesía,

«Hay días en que amamos estar vivos»: Socorro Trejo Sirvent

Socorro_

Socorro Trejo Sirvent es una poeta chiapaneca nacida en Tuxtla Gutiérrez el 7 de julio de 1954. Además, es promotora cultural y coordinadora de talleres literarios. Su obra se encuentra traducida al inglés, francés, portugués y al italiano, y se incluye en antologías nacionales, así como en Francia, Canadá y América Latina.

Entre sus obras figuran Para decir mañana, Luna de agua, Soles de agua y la antología mínima personal De corazón urdimbre. Aunado a su propia producción poética, ha compilado diversas antologías de poesía, tales como La poesía chiapaneca escrita por mujeres en el siglo XX y Universo poético de Chiapas. En 2018 fue merecedora del Premio Chiapas en Artes.

En el día de su cumpleaños la celebramos con una selección de su poesía.


INFANCIA-PARAÍSO
II
Un sueño muy lejano es ahora la infancia
donde mi madre, amorosa, cobijaba mis días.
Un pasadizo a la nostalgia es el recuerdo
por donde se deslizan fantasmas melancólicos.
Es entonces,
donde una lágrima se asoma de repente
y la memoria me devuelve
las horas y los días
que el viento se llevó a otros confines.
Aquellos niños habitábamos
………..en ese entonces, sin saberlo,
………..………..una bella porción del paraíso.
.
.
LOS QUE SE VAN
Los que se van se van desvaneciendo,
una especie de niebla los envuelve.
Como visión de los fantasmas se diluyen tras la pared,
como por un pasadizo sin retorno.
Los que se van dejan estelas en el polvo,
sin darnos cuenta,
se vuelven sueños que se deslizan por nuestra memoria,
se quedan en nuestros pensamientos reconstruyendo los sabores de su esencia.
Los que se van se vuelven luz de luna iridiscente
y se reflejan en los ojos de las aves.
Nos hablan en susurros inaudibles,
se esconden en la furia de los vientos
o en las hojas que caen de los árboles.
Los que se van y nos amaron
y nosotros también un día amamos,
intentan retornar por cualquier medio,
regresan en el agua o el vino que tomamos
y lo hacen tan solo por besarnos.
Regresan en el aire que mueven nuestras ropas,
en los ojos de alguien que nos mira
con la misma mirada de aquellos que un día nos amaron.
y regresan, lo sé, regresan,
tan solo por sentir que nos abrazan.
.
.
HAY DÍAS
Hay días en que amamos estar vivos
………..días en que hay algo
o alguien
………..que nos hace este mundo respirable
………..días en que el sol es una mano amiga
………..que simbra luces en tu cuerpo
………..y en ocasiones acaricia tu espalda
………..y te da palmaditas de calor.
Hay días en que todos tus sueños
   –dulces palomas del alba–
le dan sentido a tu diario vivir
le hacen cosquillas a tu espíritu
llenan de luz tu desolado corazón.
Pero también hay días en que la vida
te muestra un nuevo rostro:
entonces la haces tuya
porque aprendes a amarla
y la comprendes
y no dejas que huya
sin antes cobijarla en tu regazo.
.
.
ÉL SABE
Él sabe que no soy
………..………..ni fui
………..………..………..ni seré jamás
como Miss México.
Que no poseo los senos de Pamela
ni las ágiles piernas de la Kournikova.
Él sabe que no tengo la altura de Melanie
ni el sex-appeal de Jennifer
a la que todas las latinas desean parecerse.
Sé que no tengo medidas de modelo
………..………..………..y él lo sabe muy bien.
Pero cuando viene y me abraza
y bebe de mi boca sus líquidos secretos
me hace sentir
………..………..con toda su ternura
que soy a la que él ama
y eso
………..en realidad
………..………..a mí me basta.
.
.
EN DEUDA
Nunca te di
un trozo de mi falda
con el aroma frutal de mis caderas.
En deuda estoy contigo.
Ni un guardapelo
recamado con sueños de mi insomnio.
Ni te tejí bufandas
para guardarte del frío del olvido.
Ni te leí El cantar de los cantares
bajo una luna fugitiva
a la orilla del sueño.
Y tú
en deuda estás conmigo
porque nunca tus labios me llamaron Helena
y no desaté guerras en ningún territorio
y no fuiste el guerrero a quien llamaran Paris.
De nosotros
no poseemos nada
ni los rescoldos del incendio
porque jamás ardimos juntos.
.
.