Internacional, Poesía,

Luis Cardoza y Aragón, un grande de la poesía y la literatura latinoamericana

LuisCyA

Se conmemoró el natalicio de Luis Cardoza y Aragón, un grande de la poesía y la literatura latinoamericana. Se destacó no sólo por su talento literario, sino también por su ferviente compromiso con la justicia social y la democracia. Su obra poética, marcada por un estilo innovador y una profunda sensibilidad, refleja una constante búsqueda de la belleza y la verdad. Libros como Luna Park y Pequeña sinfonía del Nuevo Mundo son testimonio de su genio y de su capacidad para capturar la esencia de la experiencia humana y las luchas de su tiempo.

Además, su labor como diplomático y su participación activa en los movimientos culturales y políticos de Guatemala y México consolidaron su legado como una figura integral e influyente. Así pues, hoy celebramos su vida y obra con una breve selección de sus poemas, invitando a todos a sumergirse en el universo lírico de uno de los más grandes poetas de América.


ENTONCES, SÓLO ENTONCES

Cuando todo sea gratuito y nada recompensa
y el sueño sea inútil por el milagro fiel y puro.

Cuando encuentren su puerto las tumbas errantes de los mares
y la flor de la luz no sea amarga y resucite el viento.

Cuando aquí, en el fondo del cielo,
hundido a pique tu cuerpo
no sea mi sombra en relieve.

Entonces, sólo entonces…

.

ARTE POÉTICA [fragmento]

La muerte se suicida en mí todos los días.
Tú lo sabes, y cuando yo me muera
viviré mi vida,
como un príncipe de hiedra
sobre la torre abolida.

El tiempo va muriendo nuestros muertos.
Sí, lo concreto y lo cotidiano,
lo real y lo macizo,
lo que imagino y lo que muerdo.
La mujer que soñé siempre la tuve:
las palabras encarnan sus sentidos
reales, por fin. Por fin ¡reales!
Y pierdo pie,
pierdo gravitación
y pierdo sombra en tales
constelaciones
de la pérfida noche que me nombra
hermosuras divinas de la vida.
Entonces, sólo entonces,
apenas escribir comienza
a dejar de ser mierda.

.

MAELSTROM [fragmento]

El día no quiere despertar
en ti mis sueños se prolongan
lo real imaginario
vivo despierto en tu diluvio
trébol de tiempo de una sola hoja
de ti a mi sueño no hay distancia
te había soñado pero eras real
como un violín germinando
como un surtidor de cimitarras
como una catedral
ardiendo den la alta noche en la mar alta
yo no quiero dormir solo
en la incestuosa noche fraternal
cuando no estás me acompañas
y porque eres verdad puedo tocarte
en tu cielo giratorio
en tus palacios errantes
como jauría de arpas carniceras
como el vino el ángel la ventana
como una cornucopia de centellas
cuando mis tigres saltan en tu cama
el mar tiene la forma de mi amor
llueve dentro de mí tu rosa bárbara
tu carne es mía bajo la guillotina
besamos el sol cuando nos besamos
gracias doy a la vida
tu amor tiene la forma del mar.

.

(MEDAILLE) CENTAVOS DE BIOGRAFÍA

Guardo en el corazón ciudades más grandes que New-York
Con rascacielos, hangares, catedrales, puentes
Y barcos, aeroplanos y trenes,
Listos a marcharse por la red de mis nervios
A mis Áfricas ecuatoriales,
A mis vírgenes parques estelares,
A mi submarina Atlántida.
Guardo el rescoldo
Que me dora dulcemente como el pan el horno,
De un fuego remoto
Ancestral calor que fundió el oro del sol
En el vientre de mi América,
Bronce moreno y ácido como soy yo,
Y en su centro, diamante sobre ónix,
Refulgente anhelo, ombligo de la raza,
Oscilante a pesar de la violencia,
Y tan grande que, como el espacio, parece no existir.

.

NIEVE

Cuando una hormiga cae
ninguno se da cuenta.

Cuando yo estoy sufriendo hasta la médula
sólo yo lo averiguo.

Y se me antoja hoy-no sé por qué zodíaco-
que si sufro lo sepa todo el mundo.

Y que no es justo que padezca solo.

Y que alguna mujer debiera estar llorando
sobre mis metacarpos.
Al menos, ayudándome a llorar.

Me siento solidario con todo aquel que tiene
alguna torva pena, alguna neuralgia,
alguna madre agónica, alguna cárcel suya.

Y sólo pediría una brocha imponente
para llenar los muros de palabras soeces,
hasta que todos sepan
lo enfermamente triste
que un hombre puede estar de igual manera,
de igual simple manera
como caer una hormiga.

.

ENTONCES, SÓLO ENTONCES

Nostálgico de polvo,
con mansa ley violenta,
ya casi real, mi cuerpo
sueña sólo la sombra.

Para no ser incierto,
yo necesito el fruto
divino del dolor.
La muerte es un insulto.

Su radiante materia
olvida la ceniza.
Ya casi real, mi sombra
sólo mi cuerpo sueña.

Quieren sufrir las piedras.
Quieren amar las piedras.
Quieren reír las piedras.
Quieren soñar las piedras.

Olvidar y morir.
Vivir y recordar.
Las dulces tercas piedras.
La muerte es un indulto.

Revista literaria online cuyo principal objetivo es la promoción y difusión de la poesía, la literatura y el arte en general dentro y fuera de México. Síguenos en nuestras redes sociales. ↓

1 comentario

Ramón Siliceo Arango

junio 23, 2024

Excelso

Responder

Opina