Poesía, Reseñas,

«Cuaderno invertebrado, libro de poesía joven de gran vitalidad»: Dolores Castro

DCYTF
Dolores Castro y Fernando Trejo. Foto Socorro Trejo Sirvent

Este libro de poemas, catarata de imágenes, vibración vital del joven poeta Fernando Trejo, nos da la bienvenida con su Asamblea poética, y nos introduce también a la riqueza de símbolos que emplea; entre otros el de la ciudad. Al transitar por su avenida “Nueva/ recién limpia/ curada de espanto a marrazos/ a mano de obra/ a último borde de cemento” encontramos que también el poema que la expresa, ya no fragmenta sino simboliza la ciudad  para el poeta.

Introduce en su poesía toda índole de acciones y pasiones cotidianas, y las expresa con toda libertad, mientras logra con frecuencia imágenes de auténtica poesía, como en su poema Tratado de libre muerte en el que nombra a la muerte como “Humo del viento. Calandria sin destino o con destino a Nunca”.

En esta Asamblea no pueden faltar personajes, amigos de la infancia, en poemas nostálgicos y sorpresivos como en el que ama a la mujer, o el de los monstruos que expresan los poetas. reunidos en la lectura de sus textos.

Portada del libro Cuaderno invertebrado.

Uno de los mejores poemas de esta sección quiero dejarlo aquí, en este breve prólogo como invitación a la lectura de Cuaderno Invertebrado,  libro más reciente de Fernando Trejo; libro que nos reserva muchas sorpresas  y logros de libertad expresiva en su aventura de creación poética:

De tardes y costumbres
.
Aquí en la tarde larga de la vida:
A secas.
En virtud de patios y canicas.
Aquí en la vida que se va por coladeras
y aprendemos a tocar silencios.
Aquí en el centro del árbol cacarizo
y viejo.
En el centro mismo de la nube:
Llueve
y la ciudad dormida
no habita claridad y gota
………………………………….a gota
……………………………………………agota
……………………………………………………gotea.
La nostalgia es quizá el tenue hilo conductor en poemas que revelan una juventud primera, todavía que aún no abandona totalmente su adolescencia. Nostalgia por los amigos, de la familia,  y aun del miedo que experimentó Fernando niño en aquel “cuartito oscuro”.

Cuaderno invertebrado, segunda parte del poemario, y que también da título a todo el libro; en ella el joven poeta, de la mano de Eros, dice con sensualidad, y sin temor de ser demasiado directo, cómo se inicia y desarrolla una relación sexual tierna, violenta, no ausente de culpa, y sobre todo  de poesía; por ejemplo:

Cuaderno invertebrado y algunas hojas sueltas

La tarde se levanta tras la pared que impide ser un ojo. Se va
la tarde a conocer su música de hojas, se va con su jauría de
soles unidos en árboles naranja. Nos deja esta partícula de
fuego que enciende un cigarrillo. Este café caliente sobre la
mesa.

(así como se va la tarde, te vas a ir tú ahora que despiertes).

En una primera lectura podríamos sólo considerar al joven iniciado en el erotismo; péro también podría ser esta“putita” a la que el poeta se refiere, que sobrevuela o nos muestra las entrañas, la muerte misma, esa“putilla del rubor helado”,la del poema Muerte sin Fin de José Gorostiza, Muerte que se vuelve corpórea, y acompaña al poeta como hermosa compañera de cuarto.

Profundas lejanías es el  nuevo título de poemas en los que destaca la poesía en prosa, o en verso libre. En ellos Fernando Trejo transita por espacios  simultáneos, próximos y lejanos a la vez, relacionando el sueño con la realidad inmediata:

Lejos del cuerpo de  tus ojos
-inmóviles cercanos astros a la tierra-
Precisamente con labios apretados
Sin lunas ni estrellitas fluorescentes en el techo
………………………..…Huele el café
Dentro de la tarde…
.

Y un tercer ejemplo lo encontraríamos en el poema en prosa ¿Cuándo volverás a ser ficticia? El mismo título sugiere ya una ruptura de la lógica, para introducirse en el mundo de las imágenes, de lo imaginado como ideal en contraposición con la realidad. El poema que le sucede, Abril, es también fruto de una aparente contradicción que se resuelve  en el cuerpo mismo con la aparición de la primavera dentro del invierno, por todo lo que aquélla representa:

Abril en enero es esta tarde fría
es esta noche larga y larga
es este viento fresco
sin miedos ni oscuridades.

Con Intervalos del insomnio acompañamos al poeta  al sueño o al surrealismo, con poemas destacables tales como Sueño de epitafios y, Ventana.

 En Rápida transición del sueño al despertar el poeta vuelve al tema de la ciudad, pero ahora una ciudad capital, con fútbol, y Metro, y todas las provocaciones, pero también en la playa  la muerte alienta, (aunque no deja de sentirse su acechanza en todo el poemario) y esta vez en poemas en verso libre, en prosa, en el poema último del libro.

Fernando Trejo con su hijo. Foto: archivo.

Titulado La que viste a quemarropa: “Ella, la de rosa y azul como el color del cielo a las seis de la tarde. Ella, la del cabello suelto, toma el fresco helado en un cuarto para mí desconocido, desorbitado. Y sus galletas se muelen súbitamente entre sus labios y deja caer migajas para que un pez encuentre lánguidamente a la putilla del rubor azul.

 “Y viene del mar, con sus olas enormes e imponentes. Y viene de lejos, ella, la desnuda, la única que viste a quemarropa sin soles ni estrellas que desciendan a quererle abrir el corazón para aventarla al final de este párrafo y puedan terminar mis manos un texto sudoroso, marítimo e insoslayable”.

Cuaderno invertebrado es un libro de poesía joven, de gran vitalidad, siempre pujante hacia la vida, siempre vecino de la muerte. Una vida que despierta en imágenes atrevidas, libérrimas, con todo lo que sus sentidos apresan y transforman en palabras,

en símbolos, metáforas, en poesía.


Dolores Castro Varela ha sido profesora de literatura en la Universidad Autónoma de México, la Universidad Iberoamericana, la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, la Escuela de Escritores de la SOGEM y en las escuelas de Bellas Artes de Veracruz, Cuernavaca y Estado de México, entre otras instituciones. Fue productora de programas radiofónicos. También condujo el programa Poetas de México en el Canal 11 con Alejandro Avilés. Colaboró en la dirección de Difusión Cultural de la Universidad. Fungió como redactora jefa y colaboradora de Barcos de Papel. Fue miembro del consejo de redacción de Suma Bibliográfica. Fuensanta, La Palabra y El Hombre, Nivel, Poesía de América, Suma Bibliográfica, y Revista de la UIA. Su poemario ¿Qué es lo vivido? Obtuvo el Premio Nacional de Poesía de Mazatlán en 1980. Ganó el Premio Nacional de Ciencias y Artes en Literatura y Lingüística, 2014. En 2008, el INBA le rindió un homenaje por sus 85 años de vida. En 2014, el INBA le rindió homenaje con la presentación editorial Dolores Castro, 90 años: palabra y tiempo. Ha sido durante décadas maestra de muchas generaciones de poetas. Formó también parte del grupo Ocho Poetas Mexicanos, integrado por Alejandro Avilés, Roberto Cabral del Hoyo, Javier Peñalosa, Honorato Magaloni Duarte, Efrén Hernández, Octavio Novaro y Rosario Castellanos.

Revista literaria online cuyo principal objetivo es la promoción y difusión de la poesía, la literatura y el arte en general dentro y fuera de México. Síguenos en nuestras redes sociales. ↓

Opina