Poesía,

Tres poemas de Antonio León

AntonioLeon

ERICA VEXLER

Desde niño fui de diamantina prensador de cielos canos

quería alcanzar velocidades de superhéroe en una serie
del canal seis

ir en avión privado, transmisiones en vivo la televisión
horario vespertino: su santidad la Mama, Erica Vexler
y Valentina Alazraki justo a tiempo para la homilía del te

de espaldas a la pared trece años, redondos y sin soltar
los maestros madrugaban para arengar estupideces en el
tiempo libre nos prohibían movernos en exteriores por
las armas químicas, patines en línea, camisa manchester

es que decían guerra del golfo, luego líneas verdes como
rayos de esmeralda

de espaldas a la pared encerronas de fantasía, la ascendencia queer
el rímel de todos los Robert Smith del nuevo rock patrio.

Que no digan:
temprana muy temprana la huida en tacones, la venida en tinieblas,
la mojarrita en caldo al borde de ninguna parte si de todas formas
nos vamos a morir en esta guerra o en otra.

Por disposición oficial del fin del mundo
prohibido fallecer antes de salir del closet.

Aviones se aproximan en la guerra televisada
George Bush madre contra Madame Hussein este es un ataque nuclear
repito
nuclear.

1993

no fui quien decidió
que las emisarias del lápiz negro para ojos
voláramos impulsadas
por la tecnología de hélices de carne

antes de ingresar al mundo del empleo poco remunerado

no pedí informes para la gestión
de un ejército de monos con alas pequeñas

escojo ir por tierra los días de víboras en carretera

los muslos se cansan y arden
son un reclamo de las grasas saturadas

la verdad es que yo diseñé el verano
pero nunca supe operar su mecanismo

al comprar estas botas
me dieron un cupón para un alma trizada
sudan por dentro
los pies ajados del parque industrial

algunas veces se evaporan los camiones a lo lejos
un certamen de empleados que prefieren no llegar
el vaho de transporte sube hasta los cables de paga
luego hay que hacer fila en varias ventanillas
con cajeras de inyección hidráulica.

COLECCIONISMO

he reunido multitud de piezas de chamacojoto
durante estos años
soportes que van del grito en el catecismo
al marcador negro

algunos autores de estos desplantes
siguen hablando mientras me retiro

sonríen antes de ponerse de acuerdo
para ir a un bar a reponer toda la mierda que tiraron

firma al aire: colectivo abuso norte, barrio barracuda, tortas anahí

después fui a la universidad
conocí a poetas y académicos vaqueros
que me regalaron
en técnica mixta
mi primer jotaheteronormada

los que pasan a mi habitación
dicen que acumulo baratijas en cd
dvd y papel

pero toda mi basura
es patrimonio intangible de la adolescencia grunge.


Antonio León (Ensenada, Baja California). Reside en Mexicali desde 2014, donde se desarrolla en distintos ámbitos de la promoción cultural universitaria. Es autor de los libros Caricia del velocímetro, Busque caballos negros en otra parte (pinosalados) y :ríos, dentro de la colección Ojo de Agua, editada por CETYS Universidad. En 2016 fue el ganador del Premio estatal de literatura (poesía) en Baja California, con el libro El Impala rojo. En 2018 fue becario del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico en la categoría Creadores con trayectoria. Consomé de Piraña, editado por Carruaje de pájaros y el Instituto Sinaloense de Cultura, es su libro más reciente.