Poesía,

Tres poemas de Steven B. G.

StevenCR

(Costa Rica, 2000). Poemas suyos han sido publicados en revistas como Kametsa, Palabrerías, Mal de Ojo, Primera página, Noches extrañas, Casa Bukowski, etc. Apareció en la antología Nueva Poesía Costarricense (2020).


GOD HATES FAGS

Puede que lo hayas negado,
puede que lo hayas maldecido,
mas todo tu cuerpo
es una herida palpitante.

El anillo lo dejas en su mesa de noche,
la corbata, la camisa, el pantalón
y las medias encubren el suelo.
Como panales en furia, tierra partiéndose
y vorágine kilométrica,
Adán y su reflejo
deshojan mil tabúes con los dientes.

Los glandes, brillosos,
como tomates en punto,
como cúpulas bajo los pies de marzo,
destruyen la tela de juicio
y vierten su llanto sobre selvas oscuras.

Tú, indómito de cruces,
tú, hereje de la carne,
has hallado el sabor de las vendimias
en un miembro que irrumpe
—victoriosamente, repetidamente—
en tus entrañas que lo arropan
como a un rescatado del Himalaya.

Socava en ti, tratando de rozar
esa dulce campanilla
donde el canto de las ninfas y los súcubos
se despliega en todas las habitaciones.

Sus besos,
sus mamadas,
sus ofensas al oído,
su mano masturbándote
te han hecho olvidar
los senos y el pubis de tu esposa.
Lo sabes muy bien; tan bien que te duele
—más que la primera embestida—:
para ti su cariño ha sido más precioso
que el de todas las mujeres.

.

PUNTEORGÍA

El Gran Kamadeva usó
en mí 6 flechas a la vez:
2 dieron en mi boca,
2 en mis pezones
y 2 mi recto.

.

LOS AMANTES

Esta mañana mientras hacíamos el amor
una jauría de amarantos conquistó nuestros pechos
proclamando la alegría de vivir.
En secreto la miel de los dioses abría su camino
por nuestros corazones, cubiertos de ángeles.
Enteramente tuyo sobre el lecho
te pedí que me mataras finalmente
y fue el calor de tu queja mi bella sepultura.
Afirmo que nunca —sobre la faz de la tierra—
otros hombres fueron más felices que nosotros
esta mañana mientras hacíamos el amor.